Y tal vez soy de las personas más serias que conozcas o puede ser que tú no me sepas hacer reír.

Soy intensa y adicta al drama. Creo conocerme pero aún me queda mucho camino. Empatizo demasiado con la gente. Soy bipolar. A veces me tomo las cosas muy en serio y me aburre lo común. Lo que puedes ver como un defecto, tal vez, yo lo vea como una virtud. No sé si me hago mayor pero las borracheras me dan vergüenza. Tengo cosas mejores en las que pensar y más apetecibles que una noche de baile. Doy demasiado, tanto, que luego me toca reponerme por no recibir ni la mitad. Mitad, algo que no es para mí. Soy extremista, o todo o nada, o blanco o negro. Soy cabezona y orgullosa. Soy borde y mucho y reconozco que me encanta que me lo digan, resulta divertido. Puedo ser fría, lo suelo ser y esa es la imagen que más me gusta de mí. Prácticamente nadie sabe realmente como soy y sin embargo creo que sólo hay que escuchar y fijarse. Y tal vez soy de las personas más serias que conozcas o puede ser que tú no me sepas hacer reír.

Anuncios

(Des)garra

No entiendo porque nos da vergüenza contar una historia que nos ha hecho pedazos, cuando debería ser la otra persona quien no debería ni levantar la vista del suelo.
Una persona que te ha hecho sentir como una auténtica mierda, tanto hasta que te lo llegaste a creer. Creer que no eras suficiente, que eras inútil, que no sabes hacer nada y no das la talla. No eres lo bastante buena para él que es perfecto, tanto por dentro como por fuera. Todo lo hace bien y encima tiene un empleo mejor que el tuyo. Como te duermes llorando, comes llorando, lloras antes y después de follar. Temes perderlo y él te amenaza siempre con ello, porque sabe que no sabes vivir sin él. Y como después de años superado, sin sentir absolutamente nada hacia esa persona. Siendo tú, otra persona. Hay un momento, una vivencia, que te hace recordar como la inútil que creías que eras.
Y te das cuenta que no eres la misma de hace años. La que antes de él fuiste y la gente lo echa de menos. E intentas ser como aquella ‘niña’, pero te consuelas sabiendo que has aprendido a quererte, porque si no lo haces tú nadie podrá hacerlo por ti. Y que esa persona no encontrará a nadie que me quisiera como tú pero tú volverás a querer y a volver a dar todo por alguien que esperemos lo merezca más.

Violencia

Otra mujer más muerta a cuenta de la violencia machista. Y yo pienso en todas aquellas personas (hombres y mujeres) ya sean parejas, madres, padres, vecinos, que se callan por vergüenza o porque la violencia es psicológica, que a veces es mucho peor. A veces ni si quiera te das cuenta de lo que estás sufriendo porque estás sumamente cejado. Te sientes mal sí, pero crees que esas palabras que salen de su boca son ciertas. Que eres un inútil, que no vales para nada, que deberías cambiar. Que has engordado, deberías ponerte tacones como una mujer.
También está el caso de quien te llama mil veces para tenerte una vez más, que te come la cabeza, que te hace creer que está enamorada de ti, y sin embargo sólo eres parte de su juego de poder.
Tantas maneras de acabar como una persona y cada vez en aumento en vez de disminuir.

Repitiendo

Creo que nunca entiendo nada.

Pero el amor de verdad que se me escapa totalmente.

No sé si tengo una idea demasiado ‘peliculera’.

Y él, bueno de él no sé ni qué decir, hombre más complejo en la vida.

Él es… no sé ni cómo empezar a definirlo porque tal vez la imagen que tengo de él es un tanto equivocada y eso empiece a explicar todo.

Pero yo le veo así, como un hombre trabajador, que ocupa la mayor parte del tiempo entre animales y familia. Es un buen amigo, se preocupa por los suyos y algún día yo también fuí, aunque pequeña, una parte de él, por la que se preocupaba. Es generoso, es bueno, es divertido, responsable, cariñoso. (joder como le echo en falta) Luego está la parte de la inseguridad, de la falta de amor propio, de las mentiras, de la falta de sangre. Pero esa parte, la saca ella. Ella que consigue todo lo que quiere. Juega con los hombres a su antojo, les destroza psicológicamente, pero ellos vuelven, cuales ‘perritos falderos’.

Y él no es diferente. Tiene mentido, no sé si para engañar a los demás por ella o para engañarse así mismo. Cree que ella está enamorada cuando es él. Le tengo visto desesperarse porque no quiere estar con ella, pero tardar dos días en volver a sus brazos. Intentar rehacer su vida, pero volver a recaer. Perder personas a cuenta de esa relación tóxica que lleva arrastrando años, pero año tras años, siempre la misma historia.

Y al final la pagamos personas que damos lo mejor de nosotros. Que me esfuerzo (esforzaba más bien) en que se sintiera querido. Y él lo sabía, se sentía apreciado, agradecido. Sabía que yo era con quien debería estar, pero por lo visto no con quien quería.

Lo que no entiendo, a parte de lo de seguir con una relación tan tormentosa, son los momentos que me ha regalado, los detalles, las palabras, el cariño, los abrazos, los besos, la preocupación. Cómo un día puedes parecer enamorado y luego que todo resulte indiferente.

Ya he tirado la toalla varias veces, pero también vuelvo a recaer. No quiero creer que no tenga solución pero ya no sé qué más hacer.

‘Por verte sonreír he vuelto yo a perder’

Una relación del tipo que sea no debe quedarse estancada, sino se consumirá. Las personas, siempre necesitamos más. Y tenemos que avanzar. Y si alguien no nos deja, es mejor que se quede en el camino pero sin llevarte consigo arrastras.

Y es lo que me pasa contigo. Que no avanzas, ni me dejas hacerlo. Y nunca hemos querido ni pensar que esto llegara a ser algo serio, y no va a ser ahora cuando vamos a cambiar eso. Pero necesito que algo cambie, no puedo seguir año tras año igual, con esta desgana, con esta inseguridad, con las ganas de verte un día si y otro también. Llorando cada vez que sales por la puerta porque no sé cuando te volveré a ver. Sin tener emoción, sin que tengas ganas de sorprenderme. Y yo dejándolo todo por verte sonreír. Y ‘por verte sonreír he vuelto yo a perder’

¿Cómo se sabe si es la persona correcta?

Hola, te escribo a ti porque… Y por qué no? Porque haces como si no existiera, como si fuera insignificante en tu vida. No sé que ha pasado para que todo se enfriase. Pero ya no eres quien creía que eras. Alguna vez llegué a pensar que eras tú esa persona que dicen que existe. Esa que algún día será ‘para ti’. Yo veía en ti, lo que los demás no. Por eso también decías que nadie te había tratado como yo. Porque yo te valoraba y quería a pesar de tus terribles ‘fallos’. Y siempre igual, y siempre convenciéndome de que cambiarías, de que te darías cuenta de todo y tal vez correrías a mis brazos. Pero sólo he encontrado indiferencia y un sin fin de dudas que no me vas a resolver. Porque tienes miedo, tal vez sea eso y yo también lo tengo. Ese es otro problema. Que igual es cierto, que somos tan iguales que no lo vemos, que en vez de unirnos, nos escondemos.

Como siempre me creas dudas.

Y aquí estoy una vez más, escribiéndote sin escribirte. Sin darte señales de vida y dejándote vivir en paz. Que parece que es lo que buscas.