Que cosas suceden que algo que antes veía como una virtud ahora me parece un defecto.

Anuncios

Cada vez que doy una calada a un pitillo me siento más cerca de ti. Algún día nos reuniremos amado mío, mientras tanto seguiré dejando pasar los días anhelando tu perfume.

‘Por verte sonreír he vuelto yo a perder’

Una relación del tipo que sea no debe quedarse estancada, sino se consumirá. Las personas, siempre necesitamos más. Y tenemos que avanzar. Y si alguien no nos deja, es mejor que se quede en el camino pero sin llevarte consigo arrastras.

Y es lo que me pasa contigo. Que no avanzas, ni me dejas hacerlo. Y nunca hemos querido ni pensar que esto llegara a ser algo serio, y no va a ser ahora cuando vamos a cambiar eso. Pero necesito que algo cambie, no puedo seguir año tras año igual, con esta desgana, con esta inseguridad, con las ganas de verte un día si y otro también. Llorando cada vez que sales por la puerta porque no sé cuando te volveré a ver. Sin tener emoción, sin que tengas ganas de sorprenderme. Y yo dejándolo todo por verte sonreír. Y ‘por verte sonreír he vuelto yo a perder’

¿Cómo se sabe si es la persona correcta?

Hola, te escribo a ti porque… Y por qué no? Porque haces como si no existiera, como si fuera insignificante en tu vida. No sé que ha pasado para que todo se enfriase. Pero ya no eres quien creía que eras. Alguna vez llegué a pensar que eras tú esa persona que dicen que existe. Esa que algún día será ‘para ti’. Yo veía en ti, lo que los demás no. Por eso también decías que nadie te había tratado como yo. Porque yo te valoraba y quería a pesar de tus terribles ‘fallos’. Y siempre igual, y siempre convenciéndome de que cambiarías, de que te darías cuenta de todo y tal vez correrías a mis brazos. Pero sólo he encontrado indiferencia y un sin fin de dudas que no me vas a resolver. Porque tienes miedo, tal vez sea eso y yo también lo tengo. Ese es otro problema. Que igual es cierto, que somos tan iguales que no lo vemos, que en vez de unirnos, nos escondemos.

Como siempre me creas dudas.

Y aquí estoy una vez más, escribiéndote sin escribirte. Sin darte señales de vida y dejándote vivir en paz. Que parece que es lo que buscas.

Oportunidades

Me está sorprendiendo las vueltas que da la vida. Vuelvo a recuperar ciertas personas y acabo trabajando donde estuve hace más de dos años. Donde lloraba por cada esquina. Y ahora se me ponen los pelos de punta. Es increíble lo que hace la vida, nunca sabes donde podrás acabar. Sólo espero que no sea un retroceso, sólo una recuperación, superación, aprendizaje. Una manera de darme una segunda oportunidad.

Mi lugar

A veces no queremos que nos resuelvan los problemas, sólo que nos escuchen sin imponernos su verdad. Y yo, una vez más, tengo un ‘cacao maravillao’ y no sé ni lo que quiero, pero la felicidad la veo fuera de mi alcance. No sé exactamente donde me gustaría estar, ni haciendo qué. Sólo sé que esto no lo quiero, pero no sé como cambiarlo. Me dicen que fije metas, pero para eso debería saber hacia donde. Por más que hago cambios en mi vida, no encuentro mi lugar.

‘Sólo sé, que no sé nada’

Estoy en ese momento de la vida, no sé si os ha pasado alguna vez pero que me apetece hacer una locura. Explico locura; salir de mi formalidad, de mi rutina, de la niña sensata, de hacer las cosas correctas. Lo que no acabo de encontrar, es eso que me hace falta para avanzar.
He conocido a alguien , bueno ando en ello. Tan opuesto a mí, que tal vez vaya a ser él, la pieza clave para darme vida, para enseñarme a vivir, para ‘obligarme’ a divertir.
No sé, últimamente soy un mar de dudas, cuando creia que todo se iba solucionando veo que no, que estoy cayendo, en vez de subiendo y no me lo permito, pero tampoco sé a que amarrarme para subir. Necesito un empujón, una cuerda, una escalera para salir de este pozo en el que estoy entrando, de rutina y de gente tóxica. Que eso es otra, cada vez hay más. Bueno, cada vez descubro más. Lo que me fastidia es el tiempo perdido pero de todo se aprende, dicen por ahí. No sé, no sé, no sé nada. Mi trabajo no me satisface y acabo de rechazar uno, diferente hasta lo que había vivido. ¿Qué me pasa? Quién me entiende…
Hasta tú que ‘perdía el culo’, por estar contigo, con verte, que me conformaba con verte sonreír, hasta tú, me aburres. Me cansas. Son dos años ya, con la misma historia, ahí estancada, a veces incluso parece más fría y yo que hago que no termino de ponerle el freno de mano, sigo ahí, soltando suavemente el freno y embragando a fondo intentando cambiar de marcha. Pero no, hoy no. Ya no tengo ganas de eso. Me da igual lo que hagas con tu vida, sé feliz, ser todos felices. Pero dejarme serlo a mí, que tanto me esfuerzo por conseguirlo. Aunque sé que la felicidad, son instantes, no un estilo de vida como nos gustaría creer. Porque si no hay algo de oscuridad no sabríamos diferenciar entre la noche y el día.

Desaprovechada

Si escribiera un diario, sería algo así como el diario de una incomprendida y seria plagio. Pero es tal cual. Lo que no tengo claro, es si soy una incomprendida o soy yo que no entiendo al mundo. Pero mas bien lo segundo. Aunque sabes que no deberías, aunque sabes que deberías cambiar y lo intentas, al final esperas que los demás se comporten como tu lo harías. Pero no. La gente sólo piensa en sí misma. Apréndelo de una vez. Pero nada, tendré que leerlo todos los días y aun así, creo que seguiré teniendo fe en que haya alguien que piense lo mismo que yo. O por lo menos, que se acuerde de mi existencia y cuente o piense en mí, aunque sea lo mínimo. No sé, algo mereceré creo yo. Pero ya no sé. La gente esta loca o soy yo que no me gustan las cuerdas. Soy demasiado independiente lo sé, pero la vida me hace así y así es como vivo feliz. Para que voy a depender de alguien que se acuerda de mí a su interés.